El Ayuntamiento de San Vicente del Raspeig ha comenzado la sustitución de 600 contenedores para residuos en el casco urbano, una actuación en la que se invertirán 900.000 euros y que se prolongará durante los próximos seis meses. Los primeros 422 se han comenzado a sustituir en los meses de enero y febrero, para el resto de las unidades se hará en primavera. «Esperamos que en abril estén todos los puntos habilitados, priorizando reemplazar las unidades más deterioradas», han asegurado el alcalde de la localidad Pachi Pascual y el concejal de Servicios y Mantenimiento, Antonio Díaz.

Pachi Pascual ha comunicado en rueda de prensa que “San Vicente será una ciudad pionera en la instalación de una flota de contenedores más moderna, accesible y segura para el viandante”.

La renovación del actual parque de contenedores será completa y contará con tres modelos diferentes para cada fracción de reciclaje. El Ayuntamiento de San Vicente instalará en todo el casco urbano 350 unidades para el reciclaje de RSU en color gris, 150 en color amarillo para envases ligeros y 100 azules para el reciclaje de papel y cartón.

El contenedor elegido ha sido el modelo de carga lateral OVAL con 3000 litros de capacidad. La estética homogénea, el sistema de depósito de residuos y el de vaciado son las principales características que han hecho que el ayuntamiento se decante por este modelo.

Los contenedores de RSU se han suministrado con boca de gran formato, responden así a la necesidad del Ayuntamiento de incorporar contenedores accesibles más sencillos de utilizar y donde se evite el contacto con la superficie de estos. Los modelos destinados al reciclaje de envases ligeros se han suministrado con dos bocas de aportación de 400 mm y para papel y cartón una boca rectangular que facilita el depósito del residuo.

Como novedad, cabe destacar que la concejalía de Servicios Urbanos y Mantenimiento ha querido hacer una distribución de los contenedores en formato isla, es decir, se agruparán en un único espacio de forma consecutiva, siempre que se den las condiciones adecuadas para este tipo de ubicación en cada una de las calzadas.

El primer edil también ha recalcado que, con esta iniciativa “arranca una primera fase de renovación, que tendrá como el objetivo mejorar los servicios al ciudadano y la imagen urbana, un proceso en el que se necesita la colaboración de todos haciendo un uso responsable de los contenedores de residuos con el cumplimiento de los horarios y normas de separación establecidos”.